La lluvia…

Imagen

Hoy he pensado que no era casualidad que lloviese tanto. Ayer también llovía. El clima presagiaba una semana triste. Una semana gris y oscura como tantas últimamente. Pero luego he reflexionado y creo que ya sé lo que pasa… la lluvia no es algo malo, la lluvia limpia, se lleva todo lo que hace daño, depura nuestra mente y nuestro alma. Y además estreno katiuskas. Todo es bonito, sí.

¿Qué papel ocupo en tu vida?

Hoy estreno blog. Esto es “gracias a” o “por culpa de” una amiga. Realmente buscaba un sitio donde poder contar lo que en otros sitios no puedo. Bien por falta de espacio, bien por falta de “libertad” a la hora de expresarme y comunicarme.

Este rinconcito existe para contar lo que me apetezca en determinado momento, para liberarme, sin que nadie me pida ningún tipo de explicación. Hablaré o reflexionaré sobre aspectos de la vida que me inquietan, me preocupan, me gustan o me asustan. Hablaré de mí, o de cosas que no tienen nada que ver conmigo, depende del momento y de las circunstancias.

Hoy estoy bastante reflexiva. Hay algo que ronda mi cabeza desde ayer y que me preocupa bastante. He estado pensado sobre “el papel” que tenemos en la vida de los demás. Me explico. En mi vida hay personas imprescindibles, personas importantes, personas “de paso”, personas que siempre están presentes aunque no estén cerca, personas que aún estando cerca nunca reparas en ellas… y yo me pregunto qué significo para la gente que tiene un papel fundamental en mi vida. ¿Soy yo tan imprescindible para ellos, como lo son ellos para mí?

Este fin de semana he tomado una decisión que ha sido bastante difícil… tenía claro desde hace tiempo lo que quería hacer, pero me daba miedo ver cómo esa decisión iba a repercutir en el futuro en mi relación con otras personas a las que quiero y aprecio mucho. No me arrepiento de lo que he hecho pero ahora me planteo si esas personas a las que yo aprecio tanto, sienten lo mismo por mí. Me pregunto si mi persona es “sustituible” por otra.

Las relaciones, ya sean de amor, de amistad, da igual el tipo que sean, tienen un principio, unas vivencias comunes y, algunas, tienen un final…  Y yo me suelo quedar con todo lo vivido con cada persona que pasa por mi vida, o que se queda en ella para siempre. Me gusta pensar que al resto les pasa lo mismo, que todo lo que yo he vivido con alguien, aunque luego nuestros caminos se separen, quede en su cabeza, en su corazón, en un rinconcito de su alma para siempre. Que mis abrazos no se sustituyan por los abrazos de otra persona, que mis besos no se apaguen con los besos de otra persona. No sé si me explico…

Hoy estoy triste y tenía que compartir estas preguntas y reflexiones que desde ayer no me dejan estar tranquila. Tengo claro que para mí, cada persona que pasa por mi vida, me aporta algo. Y que siempre tendré un rinconcito para acordarme de todo lo que he aprendido o vivido con ellos. Espero que ellos también lo tengan para mí…